Si estas intersad@ en alguno de nuestros productos, puedes ver la disponibilidad en el Catálogo de Jabones Artesanos y dirigirte a nosotros utilizando el "formularío de contacto" o e-mail.



sábado, 25 de diciembre de 2010

El jabón artesano

     La elaboración artesanal de jabón es muy divertida independientemente de los beneficios cosméticos que aporta. Es una afición muy adictiva y el principal motivo es la cantidad de variaciones que permite.

     A nivel cosmético, los jabones naturalmente realizados de una forma artesanal, si están bien elaborados, pueden aportar grandes beneficios a la piel. A diferencia de productos comerciales aquí no se busca la rentabilidad económica y esa debe ser la principal premisa. Además cuidando las materias primas, obtenemos productos de mayor calidad. En la industria comercial los productos están basados en detergentes artificiales que proporcionan limpieza y espuma pero aportan poco beneficio dermatológico. Además no todos los ingredientes le sientan igual a todo el mundo por lo que al personalizarlos, conseguimos productos más acorde con nuestra piel y nuestros gustos.

domingo, 19 de diciembre de 2010

Jabón de romero


Contiene: aceite de oliva virgen extra, coco, manteca de karité, cera de abeja, aceite de girasol, palma, sosa, AAEE (romero).












Hoy Vicenç me ha ayudado a cortar. Cualquier día lo hace solo.

jueves, 16 de diciembre de 2010

Magdalenas de jabón de miel

Elaboración proceso en frio.

Contiene: aceite de oliva virgen extra, miel, tila, azahar, melisa y hierba luisa.

Miel de Abeja - Es uno de los cosméticos naturales más perfectos. Rica en proteínas, vitaminas y minerales muy conocida por sus propiedades curativas. Usada como un emoliente natural, la miel atrae y retiene la humedad en la piel, la cual acondiciona y alivia la resequedad de la piel.

Sabó d'Espigol "Llofriu"

Proceso de elaboración en frio

Contiene: aceite de oliva virgen extra, aceite de coco, manteca de karité, aceite de girasol, aceite de palma, AAEE (espliego) y colorantes naturales.




domingo, 12 de diciembre de 2010

Jardin de Rosas

Proceso de elaboración en frio.

Contiene: aceite de oliva virgen extra, aceite de coco, manteca de karité, cera de abeja, aceite de girasol y aceite de palma, AAEE y colorantes naturales.








26-12-2010

nueva remesa de jabón de rosas



sábado, 11 de diciembre de 2010

Como preparar tu primer jabon casero

 


     Desde el punto de vista químico, el jabón es una sal obtenida a partir de la reacción entre una base alcalina (hidróxido de sodio) y un ácido (grasa o aceite). El proceso de la saponificación que es la reacción química que transforma la grasa en jabón – requiere de la dilución de la sosa cáustica en agua.
     Los métodos clásicos para hacer el jabón en casa son dos: al frío o al calor.
El primero, el más sencillo, permite aprovechar el calor emitido por la reacción química del álcali. El jabón obtenido con el método al frío necesita de un tiempo de “maduración” de aproximadamente cuatro semanas para completar el proceso de la transformación y absorber el líquido.

En el método al calor, en cambio el material recibe una fuente externa de calor (caldera, horno) para acelerar la reacción química. El jabón obtenido con el método al calor queda listo en un tiempo más breve pero tiene una consistencia mucho más rustica e irregular que la del jabón al frío.
Antes de comenzar a hacer el jabón en casa, lea cuidadosamente las siguientes recomendaciones de seguridad y aplíquelas siempre escrupulosamente:

1 - Conserve la sosa cáustica fuera del alcance de niños o de animales domésticos.

2 – la sosa cáustica es hidróxido de sodio (NaOH ) formado por el lazo iónico entre el sodio, el oxígeno y el hidrógeno. Es un material reactivo inestable y se combina velozmente con los líquidos, absorbiendo también la humedad del aire. Es altamente corrosivo e irritante si entra en contacto con la piel y las mucosas.

3 - Utilice protección para los ojos, guantes de caucho y una mascarilla cuando maneje la sosa cáustica, la mezcla del agua y soda cáustica y o la mezcla con el material graso.

4 – Mantenga los guantes puestos cuando manipule un jabón recién hecho, y continúe usándolo si deba manipular el jabón hecho con el método al frío de menos de dos semanas de maduración.

5 - Mida la cantidad de sosa cáustica en recipientes de plástico.

6 - ¡Vierta la sosa cáustica en el agua y nunca a la inversa! El líquido vertido en la sosa provoca una especie de explosión muy peligrosa.

7 – La sosa cáustica vertida correctamente dentro del líquido hace que este aumente su temperatura por encima de los 80 grados. Use por lo tanto envases resistentes al calor y preste atención.

8- No use las herramientas del jabón para otros quehaceres. Cuando prepare el jabón no deje que los niños o los animales curiosos esten en  contacto con las mezclas cáusticas. Ponga a sus familiares en conocimiento de estas reglas.

9 - dedique a la preparación de jabón un espacio tranquilo de su casa y de su tiempo. No haga jabón mientras que está cocinando, mientras que mira televisión o si en casa hay las personas que no hacen caso de las reglas de seguridad.

10- en caso de un contacto accidental del material cáustico con la piel, lávese con abundante agua fría. Recuerde tener siempre a mano vinagre que es un neutralizante natural de los productos cáusticos. En caso de contacto con los ojos debe lavarse con abundante agua corriente fría y consulta al médico.

      El método en Frío

     El método al frío es el sistema más simple e inmediato para preparar el jabón. ¡Basta seguir algunas reglas simples, mezclar los ingredientes y la naturaleza hará todo lo demás! No comenzar sin haber aprendido antes las reglas de seguridad.
     Para obtener un buen jabón al frío es necesario:

     Pesar con extrema atención los ingredientes porque la diferencia mínima puede arruinar todo; prestar atención a la temperatura de la mezcla cáustica y del material graso cuando se mezcle; mantener aislado y tranquilo el jabón durante las primeras horas de realizado.
   
     Y no hay nada mejor, para aprender, que hacer la primera experiencia:

     Grasa de base:

735 gramos de aceite de oliva;
250 gramos de aceite del coco;
15 gramos de cera de abejas.

Para la mezcla cáustica:

139 gramos de sosa cáustica;
300 gramos de agua

otros ingredientes:

De 15 a 20 ml (mililitros) de aceite esencial.



1 – PREPARAR EL ESPACIO DE TRABAJO

     El lugar ideal para hacer el jabón es la cocina porque usted encontrará a mano todo lo que necesita. Despeje la mesada de trabajo para evitar “contaminaciones” con los alimentos; Puede cubrirlo con los periódicos viejos o con un hule. Colóquese los guantes, la mascarilla y anteojos.

2- PREPARACIÓN DE LA SOLUCIÓN CAUSTICA
    
     En un envase de plástico resistente al calor ) pese con la máxima atención la sosa cáustica. En otro envase mida el agua.  Vierta el agua en un recipiente resistente al calor (plástico o acero inoxidable)
    
     Vierta poco a poco la sosa cáustica en el agua, revolviendo para disolverla bien. Atención porque la temperatura del agua llegará rápidamente a 70/80 grado. Colocar el envase cubierto en un lugar seguro para que se enfríe un poco.

3 – PREPARACIÓN DEL MATERIAL GRASO
    
     Pese el aceite de oliva y el aceite de coco, póngalos en una olla de acero inoxidable. Derrita la cera de abejas y agréguela a al aceite. Caliente al fuego mínimo hasta que el compuesto esté totalmente derretido. Mantenga la temperatura siempre baja.

4 – LA SOLUCIÓN CÁUSTICA SOBRE EL MATERIAL GRASO

     Mida las temperaturas de la mezcla cáustica y de la mezcla grasa, debe llegar cada una a 45 grados centígrados. Vierta suavemente la solución cáustica en el material graso, revolviendo para que se incorpore bien. Ahora es el momento de usar la batidora. Debe pasarse a baja velocidad y unos pocos segundos por vez, haciendo pausas para controlar el jabón y evitar que se recaliente el motor del aparato.

5 – EL PUNTO JUSTO

     ¡Este es un aspecto crucial para todo el procedimiento! Mientras que mezcle el jabón notará que cambia de color y consistencia, poniéndose cada vez más blanquecino y cremoso. Quite por un momento el mezclador y tome con una cuchara una pequeña porción y déjela caer dentro de la mezcla. Observe si permanece en la superficie durante unos segundos antes de hundirse. Algunos llaman a este punto “poder escribir” en la superficie del jabón. Este dato le dirá que ha llegado el momento de retirar el mezclador y pasar a la fase final del proceso. Ahora, usando una cuchara de la madera o un espátula mezclar velozmente el aceite esencial (que es lo que le dará aroma)o cualquier otro aditivo (color, flores secas, objetos)

6 – TIEMPO DE CURACIÓN

     Vierta el jabón en un molde. Generalmente se usa una lata de forma cuadrada o rectangular con bordes que superen la altura del futuro jabón; cúbralo bien. Después de 24/48 horas, usando los guantes, podrá sacarlo fuera del molde y cortarlo. Esta operación de corte es un momento muy placentero para el jabonista, superior a cuando se usan moldes individuales.
Ponga el jabón sobre un papel de cocina, en un lugar aireado, fresco y seco. La causticidad del producto irá disminuyendo progresivamente y el jabón estará listo después de 4 o 5 semanas. Recuerde, que el jabón es como el vino: Cuanto más envejece mejor su calidad.

viernes, 26 de noviembre de 2010

¿Qué es el jabón de Castilla?


     El jabón de Castilla tiene su orígen en el Reino de Castilla. El nombre Castilla  significa tierra o región de castillos, en referencia a los castillos construidos en la zona para consolidar la reconquista Cristiana a los Moros.

     Contrariamente a los métodos de producción de jabón de los países nórdicos, en los que se usaba grasa o sebo animal como principal ingrediente, en la zona de Castilla existía abundancia de cultivos y prensado de aceite de Oliva y muy pronto se descubrió que este importante ingrediente producía un jabón de una calidad muy superior.

     El jabón de Castilla se convirtió en un producto deseado, no solo por sus beneficios para la piel, sino también porque pronto el mundo de la medicina descubrió sus valores y así los Boticarios lo conocieron bajo el nombre de sapo hispaniensis o sapo castilliensis . El jabón de Castilla también fue la primera elección de muchas de las familias reales de toda Europa.

     Hasta aquí hemos hablado de su historia, pero ¿de qué manera difiere el jabón de Castilla actual del antiguo y qué beneficios posee respecto de los jabones convencionales?
    
     En realidad, respecto a los ingredientes básicos, nada ha cambiado. Un jabón de Castilla genuino aún contiene 100% de aceite de Oliva exclusivamente, aunque muchos crean que un jabón se puede catalogar como de Castilla si contiene más de 50% de aceite de oliva.
    
     Sin embargo, no es del agrado de todas las personas que solo se use aceite de Oliva en el jabón. El motivo de esto es porque produce baja espuma y resulta algo viscoso, lo cual rectificamos con facilidad añadiendo a la fórmula una poca cantidad de aceite de Coco. Además, como los primeros jabones de Castilla se producían sin color o fragancia, la humanidad ha desarrollado métodos para extraer y destilar aceites esenciales de los materiales de plantas y frutas. Los mismos pueden añadirse en diluciones efectivas para brindarle fragancias al jabón de manera natural y al mismo tiempo proporcionarle más cualidades valiosas y terapéuticas que benefician la piel y ayudan a los componentes naturales del aceite de Oliva.
    
     Uno de los componentes más importantes del aceite de Oliva es el ácido oleico en un porcentaje de aproximadamente 60%-80%. Esto significa que el aceite de oliva es un regenerador y humectante natural de la piel, extrayendo humedad del aire y manteniendo la piel suave y flexible.
   
     El jabón resultante que produce el aceite de Oliva al saponificarse es muy suave y delicado. El aceite de Oliva también contiene Escualeno que tiene la capacidad de ayudar a la piel a retener la humedad al mismo tiempo que nutre y suministra protección para todo tipo de pieles, especialmente las secas y sensibles. Es no-graso y no-comedogénico, lo que significa que de ninguna manera restringe u obstruye los poros.
    
    También se ha probado que acelera el proceso de cicatrización, según se piensa debido al contenido de Vitamina E. El Escualeno de oliva ayuda a la capacidad que posee la piel para regenerarse y nutrirse naturalmente. Su estructura es similar a la composición del Escualeno de la propia piel y por este motivo es altamente penetrante.
   
     Por consiguiente, si el aceite de Oliva es tan bueno para la piel y produce un muy buen jabón, ¿por qué no se producen todos los jabones de esta manera, incluidos los hechos a mano?

     La respuesta es simple, el aceite de Oliva es un producto muy costoso y para los productores de jabón que viven en países sin cultivo de oliva les resulta muy caro importarla e incorporarla a sus recetas en un alto porcentaje. 
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...